Ps. Paola Ceruti.

En todo encuentro de supervisión, Centro MIP tiene como eje central ofrecer un servicio de calidad. Esto implica primero estar atento al bienestar del supervisado, quien puede estar en un momento de vulnerabilidad afectiva, sintiéndose, por ejemplo, poco competente dado que el proceso terapéutico no está avanzando por donde cree correcto.

También podría estar aburrido o desgastado con un paciente que ha implicado gran esfuerzo con poco resultado. A veces los supervisados llegan confundidos o desorientados respecto de qué hacer con una situación clínica y eso los angustia; o pueden llegar culpables dado que un paciente les cae mal. Muchas son las emociones que los supervisados traen consigo al mostrar un caso, y es rol del supervisor evaluar en qué estado afectivo se encuentra la persona y ofrecerle el mejor vínculo para asegurarse que se sienta cómodo y en confianza para mostrar lo que le ocurre. Luego, dependiendo de cómo evolucione el supervisado en el encuentro de supervisión, se decidirá si es la contención o el desafío el mejor vínculo para optimizar los recursos de ese terapeuta con ese caso en particular.

Un servicio de calidad también implica estar monitoreando si el tratamiento otorgado al paciente es el adecuado. Así, el supervisor indagará los antecedentes más relevantes del caso y las intervenciones realizadas a lo largo del proceso terapéutico para orientar al terapeuta respecto de las intervenciones atingentes a su caso.

Por otro lado, calidad implica en todo momento otorgar al supervisado oportunidades de desarrollo en sus competencias como terapeuta. El supervisor estará atento a desarrollar tanto las habilidades conceptuales como las prácticas, así como fomentar el autoconocimiento personal.

Finalmente, calidad de la experiencia en el encuentro de supervisión, pasa por resolver la inquietud con la cual llega ese terapeuta a supervisión. La meta del supervisor en este sentido es que el supervisado, por ejemplo, pueda ver su caso de una manera diferente y útil, o se lleve las técnicas que le faltaban, o encuentre el estado emocional propicio para avanzar adecuadamente con su caso. El encuentro de supervisión terminará sólo cuando el terapeuta haya explicitado que se está llevando la respuesta que vino a buscar.