¿Por qué hablamos de “Excelencia Clínica” y a qué nos referimos con eso?

Cuando por primera vez supe que Scott Miller estaba desarrollando un Centro de Excelencia Clínica, sentí que era un título algo pretencioso para un fenómeno tan diverso y complejo como el de la psicoterapia. Hoy luego de haber ido a entrenarme en el ICCE (International Center of Clinical Excellence), me doy cuenta que este título no da cuenta de una pretención, ni de un nuevo “mejor modelo de hacer terapia”, no es así.

Adherir a la excelencia clínica consiste en ser parte de una comunidad clínica y científica, que invita a que cada clínico aspire a mejorar sus servicios terapéuticos con cada uno de sus pacientes, a través del uso de herramientas y guías decisionales con base empírica. También promueve que los clínicos obtengamos información sobre nuestro trabajo que permitan mirar nuestros resultados generales, o como lo llaman los velocistas, nuestra “marca” como terapeuta: hacer esto, permitiría evaluar la propia competencia profesional en relación a pares o a la evidencia internacional sobre los resultados de la psicoterapia, así como entender de manera específica en qué aspecto o habilidad clínica podría intentar mejorar.

Desde este punto de vista la excelencia no es algo que se “consigue”, es algo que se “persigue” constantemente como el deportista de alto rendimiento que busca siempre mejorar un poco más su “marca”. Esto es lo que tenemos que hacer en psicología.

 

Ivonne Ramírez

Directora Área de Supervisión e Investigadora Grupo de Investigación en Feedback en Terapia y Supervisión.