El encuentro de supervisión en Centro MIP siempre comienza con una pregunta de supervisión, la cual es un problema, inquietud, necesidad o petición que tiene el supervisado y que lo complica respecto del caso o de su ser terapeuta.

El supervisor muy desde el comienzo dedicará tiempo a explorar en detalle la pregunta de supervisión buscando conocer con claridad y precisión cuál es su problema respecto del caso y qué le gustaría obtener en esa supervisión. Asimismo evaluará otras necesidades del terapeuta como su estado emocional respecto del caso, sus inquietudes teóricas y clínicas. También indagará las intervenciones que el terapeuta ha realizado en ese caso evaluando su efectividad.

Para el supervisor MIP, responder la pregunta de supervisión constituye una prioridad, en cuanto a que la inquietud con la que llega el supervisado debe ser respondida en ese encuentro de supervisión.

A partir de esta indagación detallada del supervisor y las respuestas del supervisado, ambos co-construyen un acuerdo que será el objetivo específico a lograr en ese encuentro de supervisión. Este objetivo suele girar en torno a dos aspectos: El primero tiene que ver con qué dirección tomar en relación con el caso clínico, siendo las estrategias y las intervenciones las temáticas más recurrentes que el supervisor aborda a lo largo de todo el encuentro. El segundo aspecto dice relación con el desarrollo de competencias del supervisado, donde usualmente, además del desarrollo de competencias clínicas específicas, se requiere conectar al terapeuta con sus fortalezas tal que se sienta empoderado y con la sensación que es capaz de llevar adelante los desafíos que la supervisión le dejará.

A continuación se detallan algunas preguntas específicas que el supervisor puede realizar en los primeros minutos para ahondar en la pregunta de supervisión:

  • ¿Cuál es tu pregunta de supervisión?
  • ¿Qué te quieres llevar de esta supervisión?
  • ¿Qué te gustaría que fuera diferente como resultado de esta supervisión?
  • ¿Cuáles son tus metas para esta supervisión?
  • ¿Qué te hace elegir esas metas?
  • ¿Cómo sabrás que has obtenido lo que viniste a buscar?
  • ¿Cómo tus compañeros y yo podemos ayudarte a llegar a tus metas?
  • Cuando esto cambie, ¿qué notarás diferente?
  • ¿Qué puede pasar si lo que te aproblema continúa igual?

Ahondar en la pregunta de supervisión es la oportunidad de conocer con mayor profundidad y especificidad lo que el supervisado requiere de ese encuentro de supervisión y poder entonces construir una intervención única y cortada a la medida de lo que ese terapeuta necesita.